El tapón de Nuria

Una cosa tan pequeña, y aparentemente tan insignificante como un tapón de una botella de agua, puede cambiarte tu forma de pensar.

Al principio, no sabía lo que me estaba pasando, ni donde estaba. Poco después me dicen que he tenido un accidente en bici, pero no me acuerdo de nada. No paro de tocarme alrededor de mi ombligo, cada vez más rápido y más fuerte, pero me doy cuenta que no siento nada. No puedo decir lo que pienso, lo que siento u lo que ya dejo de sentir porque tengo la mandíbula rota…y más cosas. Día tras día, se me pasa por la cabeza, que no quiero estar aquí, no quiero seguir. Pero, pienso en mis hijos, ellos no se merecen no tener una madre. Por fin después de meses en el Hospital de San Juan, me llevan a Toledo, en un helicóptero. Mis familiares, compañeras, amigas se despiden, deseándome lo mejor, y me voy volando.

Tengo miedo, mareos, dolores, me siento sola, ¡pero dicen que siempre hay una nueva oportunidad que se llama HOY! Me van enseñando cómo afrontar ese “hoy” que me espera cada mañana cuando encienden la luz los enfermeros. Desayuno, rehabilitación, “terapia”, comida, siesta obligatoria, visita al “gimnasio” para jugar al ping-pong, cena, y si toca que me bañen, pues higiene personal. Gimnasio, deporte, mis compis me regalan unas gomas y pelotas personalizadas para que pueda entrenar también en mi cuarto. ¿Ping-pong? Pero si mi equipo se llama Tri.NET Nunca Es Tarde…. Un club de triatlón!!!

Será verdad, que nunca es tarde para emprender un nuevo rumbo, vivir una nueva historia, o construir un nuevo sueño, …

En 2012, una amiga (Mamen) me dijo que había un grupito que quedaba para nadar en Albufera. Después de trabajar, me acerco con la bici hasta allí, mi amiga no estaba, pero habían otras chicas, así que me meto con ellas. Fui la primera en firmar la ficha de registro para ser de Tri.NET. La entrenadora me anima a hacer un triatlón, ¡¡yo no sabía ni que era eso!! Un par de entrenamientos, unos consejos y allá voy, ¡ya soy TRIATLETA! En estos últimos años, he hecho muchas pruebas, con sol, con lluvia, con medusas, más y menos duras, más largas y más cortas, he ganado algunas copas y medallas, pero sin duda lo que más he ganado son amigas, compañeras, salud y tiempo para mi.

Pero, a veces la vida te tiene preparada otra cosa, y tienes que bajar en una estación de ese tren que llaman vida, donde te dicen -después de la prueba de las agujas- “Usted es parapléjica”. Más de uno, pensaría que es el Fin, pero no. Es el fin del viaje que tuve hasta ahora, pero el principio de uno nuevo. Y éste empezó cuando me di cuenta que no tengo que esperar a que alguien me abra la botella de agua para poder beber. Solo necesito ayuda -de momento- para meterme en el HandBike que me prestaron en Toledo, y pronto en el mío. Voy a la piscina y a la pista, para seguir entrenando. Me esfuerzo cada día, y tengo mi objetivo a corto plazo PARTICIPAR EL 27-28 de septiembre en el Mediterránea Alicante Triatlón.

Hemos hecho un Nado Solidario para recaudar fondos, compañeros/as se apuntan a las carreras solidarias para intentar ganar y poder decidir a qué destinar el dinero recaudado…hasta ahora tenemos unos 1500€ para tener mi hand bike. Como me gustaría seguir participando en las pruebas como triatleta nos faltan otros 2-3000€ para tener mi propio “avión” hand-bike a mi medida, ajustando a mis necesidades especiales.

Si quieres que nos veamos en los triatlones, puedes donar una parte de tu inscripción para ayudar a seguir cumpliendo sueños y compartir viajes sobre ruedas!

!Gracias!